Nicaragua: ¿es cierto que los jóvenes de hoy son apáticos a la política?

JOVENES MEDIA CUARTILLA

Por Matilde Córdoba

Un par de semanas atrás el sitio web del semanario Confidencial publicó un artículo que provocó un acalorado debate entre los jóvenes y algunos adultos y no tan adultos. Abordaba algunos de los hallazgos del estudio Masculinidad hegemónica en los jóvenes posrevolución  —realizado por la periodista Sofía Montenegro, del Centro de Investigaciones de la Comunicación (Cinco)— entre los que destacaba el escaso interés de la juventud actual por la política. Las reacciones fueron inmediatas. Artículos con explicaciones y reclamos fueron y vinieron en distintos medios digitales y en las redes sociales.

“Nos tildan de “individualistas” porque valoramos la educación como una forma de salir adelante y aportar al país (eso es acción política, pero no la que quieren reconocer como tal ahora)… Nos llaman pasivos porque nuestros padres nos han recomendado hasta el cansancio que no vale la pena solo concebir la idea de comprometerse a un proyecto armado en contra de un gobierno”, fue parte de lo escribió Ernesto Rogelio Valle Moreno en un artículo publicado en la comunidad de bloggers Política Mente Incorrecto a modo de respuesta.

Ese fue una de las primeras reacciones, pero luego vinieron muchas más, entre esas la del caricaturista Pedro X. Molina, quien dedicó una caricatura al tema y luego escribió un artículo respondiendo a las críticas de los jóvenes.

Convencida que el tema nos atañe a todos, entrevisté a Sofía Montenegro para que ahondara más sobre la investigación y respondiera a los cuestionamientos. A continuación la conversación con ella.

Leer más »

Un año de Media cuartilla 

STORIES

Por Matilde Córdoba

Media cuartilla nació después de la Semana Santa de 2015. Yo tenía el pie enyesado por  un esguince y la preocupación de tener tanto tiempo libre, mucho calor y muchos programas televisivos que ver. Eso provocó que retomara la vieja idea de escribir en un blog. Contacté a la Mildred Largaespada y le pedí ayuda. Ella me mandó a reflexionar y tomó, como toma todo, muy en serio la tarea. Pensá en un nombre o en varios, mirá los diseños y nos reunimos mañana por skype, me orientó en principio. En esas estuve varios días y después de varios encuentros por skype con la Mildred, llegué a la parte más difícil: pensar sobre qué escribir, así que hice una presentación que pocos leyeron y el 25 de mayo de 2015 escribí la primera entrada formal: la historia sobre la muerte de una niña en un avión de La Costeña. La niña muerta la titulé. Yo estuve ahí cuando sucedió todo. Esa primera entrada tuvo 526 visitas en las primeras 10 horas.

Desde esa primera entrada hasta ahora he publicado 26 escritos sobre temas diversos que han tenido como característica en común mi experiencia. Es decir, he estado de metida en casi todos los escritos, así fuesen sobre el acoso callejero, sobre León, sobre la guerra y hasta sobre el famoso envenenador Oliverio Castañeda (en esa última entrada conté que mi bisabuela fue una de las que lo creía inocente y acudía al juicio solo para escucharlo hablar). En el blog he publicado también un par de entrevistas y he escudriñado en mi niñez y hasta en mis traumas.

Hasta hoy Media Cuartilla ha tenido 18,924 visitas. Los lectores provienen en primer lugar de Nicaragua y luego de Estados Unidos. Le siguen los de México, España, Costa Rica, Canadá, los Países Bajos, Panamá y Colombia. No sé quién me lee en la India, Vietnam y Nigeria, pero el año pasado registré cuatro visitas en cada uno de esos países. En 2015 los visitantes llegaron desde 56 países. Este año tengo registradas tres visitas desde Australia, una en Andorra y cuatro en Irlanda por mencionar tres zonas distantes entre los 55 países que registran las estadísticas de 2016. Me gustaría saber quiénes son esos lectores.

Media Cuartilla llega a 130 direcciones de correo electrónico, pero suelo interactuar solo con unos pocos. Todas las entradas han sido pensadas con anticipación. Han sido hechas y rehechas. Antes escribía al salir del trabajo y concluía los domingos, ahora termino los viernes. En ocasiones un par de amigos las leen antes que sean publicadas.

¿Sobre qué le gusta leer a la gente? Pues los gustos son diversos. La entrada más leída se llama Sobre esos que quedaron en la montaña sin tumba y sin gloria. Esta cuenta la historia de un chavalo que murió mientras hacía su Servicio Militar Obligatorio. A su mamá le entregaron el cadáver equivocado y 30 años después pudo hallarlo. Entrevisté a su hermano, Francisco Alvarenga, quien escribió una novela. En un día esta entrada alcanzó las 1900 visitas, un récord que hasta entonces ostentaba una entrada sobre León, mi León. Esta también ha sido una de las más comentadas: 24 comentarios. Ese mismo número de intervenciones tiene la de León. La segunda más comentada es una que se llama Los primeros de mi familia. Creo que en este caso todos los comentaristas son parientes míos.

Leer más »

El mito de Oliverio Castañeda

LA TUMBA

Por Matilde Córdoba

Soy Gregorio Reyes, panteonero desde los once años. En ocasiones improviso y me convierto en guía turístico. Así como ando, con zapatos viejos y sin calcetines, a veces sucio y cargando un balde y una pala, sigo a los despistados que se aparecen por aquí buscando la tumba del famoso envenenador. Esta tarde de sábado, nublada y como siempre calurosa, estaba sentado con otros tres amigos debajo de un frondoso nim que está en la calle principal del cementerio cuando de pronto se detuvo un vehículo chiquito, de esos que ahora abundan.

Bajaron el vidrio de adelante y preguntaron:

—¿De casualidad saben dónde está la tumba de Oliverio, de Castañeda?

Era una muchacha. Supe después que era periodista porque hacía muchas preguntas.

—En la tercera calle doble a la izquierda, al tope, junto a una tumba de verjas negras. No se pierde— contestamos los tres casi al mismo tiempo, señalándole con el dedo.

Pero se perdió. Casi siempre se pierden. Logré ver el carrito desde lejos y me monté en mi bici. La seguí junto a uno de los chavalos que me acompaña siempre, uno que también vive en el barrio, aquí nomás en Guadalupe. Ya había llegado al tope y estaba enderezando el carro, por lo que le pedimos que nos siguiera y así lo hizo. Nos detuvimos a pocos metros.

—Esta es, bájese— le sugerí, mientras le señalaba la losa blanca que tiene inscritas las palabras que ella miró toda alegre: “Dr. Oliverio Castañeda. 7 Julio, 1936”. Sobre la losa hay también una lápida, otra fecha (7 junio, 1936) y un versículo: “Mía es la venganza”. Hebreos 10:30.

Se quedó un rato viéndola, como hacen todos. Así pasó con una chinita que vino hace poco. Cargaba el libro que escribieron sobre él y pidió que la trajéramos. Me dejó cien pesos porque le estuve contando cómo vienen aquí los estudiantes de psicología y los de derecho y se paran frente a la tumba para cuchichear entre sí. A esta periodista le conté lo de la china y también lo de los cien pesos.

—La otra vez vino un gringo, traía un libro autografiado por el que lo escribió. Ese que lo escribió también vino y se hizo fotos.

—¿Y quiénes más vienen?—preguntó ella.

—También vino el Canal 10 y un picadito le dijo un poco de locuritas. Le habló de una viuda que viene a enflorar la tumba. Puras locuritas esas.

—Dicen mucho eso, que viene una mujer, que siempre está enflorada la tumba—insistió la muchacha.

Así que le aclaré que no, que eso no es cierto y le conté que desde chavalo me manejo en el panteón. Que antes sí solía venir con alguna regularidad una señora que vivía en el extranjero y que creo que vivía en Miami, pero ya ha de estar bien viejita porque hace mucho no viene. Parecía que había sido estudiante de él.

Al decirle eso ella me quedó viendo con cara de que no me creyó y se puso a tomar fotos. Cuando terminó de hacerlo le conté que una vez le vendí el libro que escribieron sobre Castañeda a un extranjero que se apareció aquí buscando la tumba.

Leer más »

Lo que el güegüe me enseñó

UN GUEGUE1

Por Matilde Córdoba

Poco después de accidentarme junto con mi tía Mirna aquel 6 de enero de 1990 recibí un regalo: el cuento infantil Un güegüe me contó. Me lo llevó alguien que llegó a visitar a mi abueli a León después de la muerte de mi tía. Antes de escribir esto le pregunté a mi mamá quien había sido. Dijo que María Hamlin. “Era amiga de Mirna”, añadió.

Los meses posteriores a la muerte de mi tía me atribulé con pensamientos nada típicos en una niña de cinco años. Nadie había podido explicarme bien cómo es que ella había muerto. Las pocas preguntas que hice entonces no pudieron ser respondidas. Creo que entonces asenté algunos rasgos muy característicos en mi personalidad. En esos momentos de silencio encontré paz en el libro. Me intrigaban los cuerpos desnudos de las personas ahí retratadas, sonreía viendo cómo le colgaban las chichas a las mujeres ilustradas. Volteaba las páginas y me quedaba ida frente a las huellas pintadas en las páginas del libro —las huellas de Acahualinca—.

“Un día malo, hace ya como quinientos años,

hombres de casco y coraza, encaramados en caballos,

con armas de hierro que volaban pólvora,

llegaron a Nicaragua para robar el oro de los templos

y el de los brazaletes…”.

Extracto de Un güegüe me contó

Unos años atrás fui a entrevistar a María López Vigil a su oficina en Nitlapán y me encontré con el libro expuesto en una vitrina ubicada en la recepción, ¡qué gran alegría fue aquella! Yo me sabía única por haber tenido ese libro. Pensaba que solo yo lo tenía. Supe hasta ese momento que mi entrevistada era además su autora y con gran entusiasmo le conté que el libro había sido algo así como una fuente de tranquilidad para mí. Con pena le confesé que nunca lo había leído.

Leer más »

Sobre esos que quedaron en la montaña sin tumba y sin gloria

Por Matilde Córdoba

Su hermano era un chavalo curioso, gordito, que tocaba la guitarra y había aprendido inglés de manera autodidacta. A los quince años soñaba con escribir el guión de una película. Se llamaba Róger. Un día de 1984 salió a clases, al Instituto Elvis Díaz, en Managua, y no regresó más.

“Mi madre se desesperó y pasó días buscándole sin resultados. Nadie sabía de él”, recuerda Francisco Alvarenga Lacayo, autor de la novela Sin nombre ni gloria.

Desde Holanda, donde Alvarenga Lacayo reside desde hace diez años, cuenta que supieron de su hermano por medio de una carta que él mismo escribió. “Decía que estaba en Pantasma, Jinotega, prestando su Servicio Militar Patriótico. Mi madre se alegró al saber que estaba vivo y a la vez se entristeció al enterarse de que su hijo de apenas quince años estuviese en la guerra”.

Meses después lo trasladaron  a una base militar y desde entonces perdieron contacto con él. “El cinco de diciembre de 1984 un par de militares llegaron a nuestra casa. Nos dijeron que Róger había caído en combate”, prosigue.

Sin embargo la familia recibió un cadáver equivocado. “Mi madre desesperada se movilizó hasta las montañas en busca del BLI Rufo Marín, en el que él estaba. Allí consiguió información de los caídos el dos de diciembre del 84 y con la astucia de una loba, logró localizar el lugar exacto donde había sido entregado y sepultado, pero en Managua le prohibieron seguir buscando respuesta y la amenazaron”.

Fue hasta en 2013 que lograron identificar el lugar donde fue enterrado. Había sido sepultado por otra familia en San Ramón, Matagalpa.

“Cuando tenía unos veinte años y a petición de mi madre, empecé a investigar por medio de exmilitares y de excontras. Entrevisté a más de cien personas”, relata Alvarenga Lacayo.

“A veces después de entrevistar a alguien me retiraba del lugar, me sentaba en cualquier lado y empezaba a llorar”, confiesa durante una entrevista por teléfono.

Leer más »

En Nicaragua “tenemos una enorme tendencia a legitimar los autoritarismos”

REVISTA IHNCA
Anastasio Somoza García y Salvadora Debayle en una celebración religiosa en las ruinas de la Iglesia Veracruz en Sutiaba, León. Portada de la revista de Historia número 30 del IHNCA

Por Matilde Córdoba

Juan Pablo Gómez, investigador y profesor titular del Instituto de Historia de Nicaragua y Centroamérica (IHNCA), analiza en esta entrevista por qué como sociedad tendemos a legitimar los autoritarismos. Su reflexión es lectura obligada si se quiere entender por qué solemos repetir muchos errores que en el pasado han costado sangre  y qué sucede con una sociedad, y un estado, al que no le interesa estudiar su pasado.

La entrevista, realizada por correo electrónico, surgió luego que platicamos informalmente sobre cómo nos enseñan historia y sobre cómo se construye la memoria en el país.

En la Revista de Historia “Pensar en Centroamérica” empezás tu artículo sobre el análisis de La Reacción, la publicación emitida por los Reaccionarios, contando una anécdota: que en una clase de historia un estudiante habló sobre la necesidad de una dictadura como garantía del orden y el desarrollo y otro lo secundó, ¿cuál es tu interpretación de esto?, ¿a qué crees que se debe?

El caso de los dos estudiantes de la clase de Historia de Nicaragua de la UCA, universidad en la cual trabajo, me sirve para sugerir la vigencia y la transmisión generacional de una de las principales problemáticas de la sociedad nicaragüense en su historia: la autoridad y el orden político. Mi investigación se interesa por procesos culturales significativos que sedimentan patrones de autoridad y configuran ciudadanías que constituyen su soporte real como lazo social y práctica discursiva. Uno de mis casos de estudio es el Movimiento Reaccionario, un núcleo cultural constituido por hombres católicos en los años treinta del siglo veinte.

Este grupo de intelectuales puso en circulación una pregunta clave para mis intereses de investigación: ¿cuál es el modelo más adecuado de autoridad para la cultura nicaragüense? Las implicaciones de esta pregunta para mi trabajo son varias y todas importantes. Primero, estos intelectuales pusieron a la cultura en el centro de los criterios a razonar al momento de definir un modelo de autoridad. Segundo, su intervención nos brinda una evidencia de que los modelos de autoridad derivan de razonamientos, discusiones, debates, tensiones. Consecuentemente, la autoridad no es, en absoluto, un fenómeno natural, sino un fenómeno social discutido y siempre abierto a lo contencioso y al cambio. Tercero, los intelectuales juegan un papel relevante en estas discusiones que definen los modelos de autoridad adecuados o inadecuados, tolerables o intolerables, justos o injustos.
Leer más »

Emiliano Chamorro en 5050 folios

Carta de Abraham Narváez a Emiliano Chamorro, fechada el 30 de agosto de 1910. Forma parte del Archivo Histórico, Fondo Emiliano Chamorro, del Ihnca.
Carta de Abraham Narváez a Emiliano Chamorro, fechada el 30 de agosto de 1910. Forma parte del Archivo Histórico, Fondo Emiliano Chamorro, del Ihnca.

Por Matilde Córdoba

Un valioso fondo documental compuesto por 5050 folios distribuidos en 16 legajos con información sobre el caudillo conservador y expresidente de Nicaragua, Emiliano Chamorro (1871-1966), forma parte del Archivo Histórico del Instituto de Historia de Nicaragua y Centroamérica (Ihnca) de la UCA.

A través del estudio exhaustivo de este fondo, que comprende desde 1903 hasta fines de la década de 1930, se pueden conocer detalles de la vida íntima de Chamorro y sobre los constantes exilios a los que se sometió debido a su férrea oposición al régimen de José Santos Zelaya.

Leer más »