La misoginia mató a una niña de 12 años llamada Yesbeling

YESBELING.jpg
Arte realizado por Paulette Franceríes Galo con el que se convoca a la marcha por el 8 de marzo. La imagen es de Yesbeling. 

Por Matilde Córdoba

A Yesbeling le faltaban 18 días para cumplir 12 años cuando fue secuestrada el 24 de noviembre de 2017. Estudiaba quinto grado y vivía en una comunidad de Pueblo Nuevo, Estelí, llamada Los Llanos II, donde habitan unas 900 personas y la pobreza extrema afecta a casi el 50% de sus habitantes.

La primera noticia que tuvimos sobre ella cayó en los correos la tarde del primero de febrero. El periodista esteliano Máximo Rugama informaba sobre el caso. Ahora releo un extracto: Flor Adelina Espinoza Calero, la madre de Yesbeling María Espinoza Calero, no come ni duerme. Tampoco puede contener el llanto. Asegura que con ayuda de la Policía Nacional ha buscado a la niña por todas partes y la llama por teléfono de manera insistente, pero no ha podido ubicarla ni comunicarse con ella. Teme que le haya ocurrido algo malo.

 Lo peor ya había ocurrido.

Leer más »

Anuncios

El sueño

MI ABUELI
Mi abueli se llama Matilde, murió el 29 de junio de este año.

Por Matilde Córdoba

Esta madrugada regresó a mis sueños para preguntarme por mi mamá. Me desperté y tuve el impulso de ir a su cuarto para constatar que ya no estaba, pero sentí un poco de miedo, así que volví a dormirme. Cerré los ojos y poco tiempo después volvió a mi sueño, esta vez para preguntarme por mi tía Alma, quien dormía a dos cuartos del mío.

“¿Y Almita cómo está?”, preguntó. Se miraba tranquila, lúcida como siempre. Se miraba fuerte. Creo que me sonreía recordando las noches en que la bañamos buscando que la fiebre cediera. No tuve miedo. Sabe cuánto la quisimos.

De repente partiste, y no supimos qué hacer.

Allí quedaron, inmóviles, tus cosas:

La bata colgada de la puerta,

Las pantuflas al lado de la cama,

El libro que leías, sobre la mesa de noche.

No oímos más tu risa. Tu voz no regresó.

Leer más »

Más de 10,000 caricaturas, pero solo 7 para llevar

anuncio Molina 2

Por Matilde Córdoba

Hace unos meses le pedí al caricaturista Pedro X. Molina que escogiera las cinco caricaturas con las que más se identificara. Le costó un poco decidir, pero aquí está finalmente su selección y también una explicación de por qué las escogió. En vez de cinco, eligió siete. Dice él que esta entrada podría titularse “Siete caricaturas que no son la octava maravilla pero que a Pedro X. Molina le gustan”. Yo creo que dibujan su larga y fructífera trayectoria.

En septiembre de 2012 le hice una entrevista y fue un poco complicada. A Pedro le fascina parecer un tipo aburrido que no tiene nada que contar. Esa pose, sin embargo, poco o nada tiene que ver con él. Es un gran conversador y eso queda en evidencia hasta en sus extensos correos electrónicos.

Así empezaba el texto que escribí entonces: “Pedro X. Molina, el genial caricaturista que ha sacado más de una corroncha a políticos, a curas y a otras personalidades de la vida nacional, creció entre historietas cubanas y libros de comunistas rusos. Se resiste a contar detalles de su vida privada y jura ser el hombre más aburrido del mundo. Lo cierto es que es un hablador nato que gusta de la crítica porque la ve como esencia de la democracia”.

Leer aquí el perfil completo

Sus caricaturas han sido publicadas en todos los periódicos de circulación nacional y en diversos medios internacionales, entre ellos The Washington Post, Los Angeles Times, Chicago Tribune, The Vancouver Sun, El Universal de México, La Tercera de Chile y Newsweek (Latinoamérica).

Esta es la selección de Pedro. El texto debajo de cada caricatura y el titular fue escrito por él, en este explica el por qué de la elección.

Leer más »

#SiMeMatan

Por Matilde Córdoba

#SiMeMatan no podrán decir que acostumbraba a trasnochar, que me drogaba y que era tomadora. Sí podrán decir que salía sola, que me ponía faldas, que contradecía a los hombres, que era feminista (ese término no les gusta), que solía ser metida e intentaba sensibilizar a otras mujeres sobre la violencia machista y que siempre estaba insistiéndole a mis colegas periodistas que no era importante saber si el violador o femicida estaba ebrio, que eso solo los justificaba.

Podrán decir también que era radical y recordarán lo que contesté cada vez que oí esa maldita pregunta que surge después de un femicidio: “¿y es que la mató porque andaba con otro?”. Y recordarán también que siempre endurecía el rostro y contestaba de mala forma: la mató porque se creía dueño de su cuerpo y de su vida.

#SiMeMatan me pasará lo de Micaela, la argentina; lo de Lesby, la mexicana por quien ahora escribo; o lo de Lucero, la nica a la que su expareja asesinó en la entrada de su casa la madrugada del domingo 30 de abril. Saldrá más de alguno o alguna tratando de hacerme responsable de mi propia muerte, intentando comprender qué pude haber hecho para que me pasara esto. Sobrarán los motivos para criminalizarme.

Miles de mexicanas están ahora especulando en las redes sociales qué dirían de ellas si las asesinaran. Usan el hashtag SiMeMatan. Lo hace a raíz de la muerte de Lesby Berlín Osorio, de 22 años, estrangulada con un cable de teléfono en México D.F. esta semana.Leer más »

Las canciones machistas que ya no canto

cassette

Por Matilde Córdoba

Antes que pudiera descargar Spotify en mi celular y de poner la antena en el carro sin temor a que me la robasen en un parqueo, solía escuchar una sola emisora cuando iba camino al trabajo. Casi siempre cuando faltaban dos semáforos antes de llegar al periódico salía en la radio una canción que me atraía por el ritmo y que sin darme cuenta me aprendí. Digamos que me aprendí el coro. Un día le puse cuidado a la letra y para mi sorpresa me descubrí rogándole a un ex, sabrá Dios cuál, que me ayudara a olvidarlo: no me trates bien ni sonrías más… Sé un ex de verdad, trátame mal, ayúdame con eso.

Supe después que la canción se llama un ex de verdad (los ex de verdad son los que maltratan según las intérpretes) y que la cantan dos muchachas cuyo nombre artístico es Ha-ash. Para no caer en la tentación de cantar la canción, ahora cambio la emisora cada vez que la ponen en la radio. Reflexioné desde entonces en cuánto machismo trae la música y cómo nosotras lo validamos aceptándola, cantándola, pidiéndola en las radios, yendo a los conciertos de esa gente. Si no estamos suplicando que un hombre no nos deje, estamos justificando y a veces pidiendo el maltrato. No importa que las interpreten mujeres u hombres.

Leer más »

Ángeles con distintos rostros

ANGELES MEDIA CUARTILLA

Por Matilde Córdoba

Él dice que tiene ángeles que lo cuidan. Por eso frente a mí hay ángeles de todo tipo: con caras de niños traviesos, con caras de insectos, con caras risueñas y otros sin cara. Hay gordos, flacos y amorfos. Los hay de madera, de barro, de cabuya, de hoja de plátano y de hierro. Con enormes piernas y chaparros. Hay una negrita bonita junto a un ángel friolento y abrigado y hay muchos otros que tienen la sonrisa que a veces aquí falta. Afuera hay más ángeles pero da pereza ir a contarlos. Quizá tenga unos cuarenta. Un cactus sobre el escritorio absorbe las malas energías que emanan de la computadora. Y las que se le pegan a él. Entre los ángeles hay libros. La mitad no los ha leído. Eso será cuando se jubile.

El lugar debería ser más extenso. O eso dice él. Deberían caber más calaches (y así tendría oportunidad para comprar más libros, más ángeles, quizá un equipo de sonido, tal vez otra impresora, un mueble más grande, se podría meter la bici estacionaria o el escritorio grandote). En el sitio hay fotos. Hay también recetarios que evidencian que le gusta comer bien. Hay una caja de puros autografiados y papeles que han sido subrayados con marcador.

Leer más »